Vida y obra de un griego un poco raro: Empedocles de Agrigento

Un griego un poco “rarito”. Se le conoció como Empedocles de Agrigento y se sabe bien poco sobre su vida, reconstruida a base de anécdotas y comentarios que aparecían sobre él por aquí y por allá. Lo que parece cierto es que nació en una familia de las pudientes, gracias a la cual entró a participar en la política local ocupando cargos de importancia en su ciudad.

empedocles de agrigento

 

Como la política le aburría, comenzó a compatibilizar su trabajo con el estudio de todo lo que cayese en sus manos, pues la pretensión de Empedocles era llegar a ser un hombre sabio. Pronto el estudio comenzó a dar sus frutos, por ejemplo cuando demostró la presión del aire utilizando una clepsidra (creo que es algo así como un reloj de arena que en vez de arena tiene agua); o cuando descubrió que las plantas tenían sexo y que existía una fuerza a la que hoy conocemos como centrífuga.

Fue un tipo muy perspicaz, tanto que fue el primero en darse cuenta de que la luz de la luna era la del reflejo del sol, o que la Tierra, al igual que la luna y el sol, era otra esfera. Fijaos que hace falta tener mucha capacidad de abstracción para llegar a esas deducciones antes de la era cristiana. Por si fuera poco también fue poeta, aunque lo que mejor se le daba era eso de filosofar, que era lo más “de moda” de entonces. De este modo alcanzó a idear la teoría de las raíces según la cual, de las raíces de la tierra salían ojos, manos, riñones, etc… de hombres y animales, que se juntaban mediante la fuerza del amor. Así que lo que hoy existe sobre la Tierra, serían las combinaciones de órganos que lograron sobrevivir. Yo creo que debía de darle también a alguna droga psicotrópica. Curiosamente, esta teoría tiene una segunda parte, que es la de la Metmpsicosis, que viene a decir que esas partes de las que hoy estamos constituidos, fueron en otro tiempo parte de otra cosa, lo que le llevaba a afirmar que él antes había sido mujer, árbol, pájaro y pez. Algo muy relacionado con las teorías de la reencarnación.

A medida que pasaba el tiempo, Empedocles fue alcanzando cada vez más importancia a nivel social, hasta que al fin acabó por presentarse a unas elecciones. Su carisma, la fama que se había ido creando de sabio, de científico, de médico, e incluso de mago (al fin y al cabo, un mago es un científico aplicando sus conocimientos delante de un profano).

Algunos le calificaban de profeta o semi-dios, así que todos coincidieron que él era el mejor candidato para el partido demócrata. Muchos predijeron su victoria. Perdió. A partir de ese momento decidió olvidar la política, exiliarse al Peloponeso y dedicarse el resto de su vida a ser sabio. Claro que le duró poco porque ya se le había ido la pinza y como tantos otros que le precedieron y tantos otros más que llegarían después, comenzó a creerse su propio mito y pensó que no le pasaría nada arrojándose al volcán Etna. ¿Que por qué hizo esta locura? Unos dicen que para que le venerasen como a un dios, otros que por su curiosidad por conocer el interior de la Tierra. Yo personalmente creo que tropezó.

Real Time Web Analytics