Consejos saludables durante el embarazo

El embarazo es un momento ideal para cuidar bien de ti misma, tanto física como psíquicamente. A continuación tienes algunos consejos para tener un embarazo saludable.

embarazo

– Consulta con tu médico lo antes posible.

En cuanto sepas que estás embarazada, debes ponerte en contacto con tu médico. Buscar atención prenatal temprana significa que tendrás buenos consejos para llevar un embarazo sano desde el primer momento. También tendrás un montón de tiempo para organizar todas las exploraciones y pruebas que necesites.

– Comer bien.

Por lo menos cinco porciones de frutas y verduras al día.

Muchos carbohidratos, como el pan, la pasta y el arroz (elige cereales de grano integral en lugar de blanco, para consumir más fibra).

Raciones diarias de proteínas, como el pescado, carne magra, huevos, frutos secos o legumbres, y un poco de leche y derivados lácteos.

Dos porciones de pescado a la semana, por lo menos uno de los cuales debe ser graso. El pescado está lleno de proteínas, vitamina D, minerales y ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos Omega-3 son importantes para el desarrollo del sistema nervioso del bebé.

No hace falta que comas por dos durante el embarazo. Durante los primeros seis meses de embarazo no necesitas calorías extra. En los últimos tres meses necesitarás un extra de unas 200 calorías por día.

– Tomar un suplemento vitamínico.

Los suplementos vitamínicos durante el embarazo no son un sustituto de una dieta equilibrada. Pero pueden ayudarte si estás preocupada de que no estás comiendo lo suficiente.

Asegúrate de que el suplemento contiene 400 microgramos de ácido fólico. Es necesario esto mientras estás intentando quedarte embarazada y durante los tres primeros meses de embarazo. Tomar ácido fólico reduce el riesgo de que tu bebé desarrolle un defecto por ejemplo la espina bífida.

Además, comprueba que tu suplemento contiene 10 mcg (microgramos) de vitamina D, ya que es importante para la futura salud de los huesos del bebé.

Habla con su médico de cabecera o farmacéutico antes de tomar un suplemento. Si no tomas un suplemento para embarazadas, puedes comprar el ácido fólico y vitamina D por separado.

Si no comes pescado, los suplementos como el aceite de pescado pueden ser muy buenos. Pero observa que no contenga vitamina A (el hígado del pescado es fuente de vitamina A).

 

– Cuida la higiene alimentaria.

La listeriosis es una infección causada por la bacteria listeria. Es rara y generalmente no presenta una amenaza para la salud.

Los siguientes alimentos pueden tener listeria y es mejor evitarlos: patés, leche sin pasteurizar, platos precocinados cocidos y los quesos blandos curados con moho, como el queso brie y los quesos azules.

Como la bacteria listeria se elimina por el calor, calienta bastante los platos preparados.

Lava bien los utensilios, tablas y las manos después de manipular la carne cruda de aves.

 

– Dejar de fumar.

Fumar hace que las siguientes complicaciones del embarazo sean más probables:

Náuseas y vómitos (la conocida como “enfermedad de la mañana”).

El embarazo ectópico.

El desprendimiento de placenta.

Si fumas, lo mejor es parar, por tu propia salud y la del bebé.

 

– Haz ejercicio.

El ejercicio regular tiene muchos beneficios para las futuras madres. Aumentarás tu fuerza y resistencia. Esto puede ayudarte a soportar mejor el peso extra del embarazo.

Será más fácil ponerse en forma después de que nazca el bebé.

Algunas opciones de ejercicios para el embarazo: yoga, pilates, andar rápido, practicar natación.

Habla con tu médico de cabecera si no estás segura.

– Hacer ejercicios de suelo pélvico.

El suelo pélvico es un grupo de músculos en la base de la pelvis. Estos músculos sostienen la vejiga, vagina y ano. Pueden estar más débiles de lo normal durante el embarazo debido a la presión extra sobre ellos.

Unos músculos del suelo pélvico débiles pueden provocar que desarrolles incontinencia de esfuerzo. Esto ocurre cuando pequeñas cantidades de orina se escapan al estornudar, reír o hacer ejercicio.

– Reduce el consumo de cafeína.

Las bebidas como el café, té, refrescos de cola y energéticas son estimulantes suaves. Existe la preocupación de que el exceso de cafeína puede aumentar el riesgo de aborto involuntario. También se cree posible que demasiada cafeína puede contribuir a su riesgo de tener un bebé de bajo peso al nacer.

Al igual que con el alcohol, es posible que prefiera no tomar nada de cafeína, sobre todo en el primer trimestre.

– Reduce el consumo de alcohol o córtalo.

Cualquier alcohol que consumas llegará rápidamente a tu bebé a través del torrente sanguíneo.

Nadie sabe exactamente qué cantidad de alcohol es seguro tomar durante el embarazo. Muchos expertos aconsejan evitar el consumo de alcohol durante el embarazo, o al menos durante los tres primeros meses.

– Descansa.

Los altos niveles de hormonas que se producen durante el embarazo provocan la fatiga.

Si no puedes dormir por la noche, trata de tomar una siesta a medio día.

Colocar una almohada entre las piernas puede ayudar a aliviar la tensión en la espalda.

Real Time Web Analytics